Hijos del Altísimo

COSMOVISIÓN CRISTIANA Y EDUCACIÓN ESCOLAR

Hijos del Altísimo - http://www.altisimo.net -


Contenido:

Prólogo

I) La vocación de un profesor

Dios instituyó el trabajo
El trabajo es servicio a Dios y llamado de Dios
¿Qué significa "vocación"?
¿Qué significa "profesión"?
¿Qué significa "profesor"?

II) ¿Qué es una cosmovisión cristiana?

El primer paso:
Hacernos conscientes de que tenemos una cosmovisión, y cambiar conscientemente nuestra cosmovisión "heredada" por una cosmovisión bíblica y cristiana.
El segundo paso:
Reconocer que la cosmovisión bíblica afecta todas las áreas de la vida y de la sociedad.
El tercer paso:
Elaborar las bases bíblicas para nuestra propia profesión, y ejercerla según estos principios bíblicos, como nuestro llamado dado por Dios.
El cuarto paso:
Juntarnos con otros cristianos en nuestro campo profesional, que tengan la misma cosmovisión bíblica, para estudiar y trabajar juntos y expresar de una forma concreta los principios que descubrimos.

III) Bases Bíblicas de la educación

Educación intelectual y educación del carácter
¿Existe una educación neutral?
La autoridad sobre la educación
La necesidad de escuelas cristianas
La gran mentira sobre la estimulación temprana

IV) Corrientes de pensamiento que influencian en el sistema escolar

La corriente católica romana
La pedagogía humanista o emancipatoria
La psicología del comportamiento (behaviorismo, conductismo)
La pedagogía de la Nueva Era

V) Más bases Bíblicas para el sistema escolar

La educación intelectual debe ser basada sobre la educación del carácter.
La educación del carácter debe ser basada sobre la nueva criatura que viene de Dios.
La educación debe llevar al cumplimiento del llamado de Dios para cada alumno.
Incentivo y libertad para investigar el mundo que Dios creó.

VI) Algunos ejemplos de "re-interpretación" de materias escolares según la cosmovisión cristiana

Lenguaje y comunicación
Matemática
Historia
Geografía
Integración de las diferentes materias
Biología
Política y derecho

Pasos a dar

Volver al inicio de la página


Prólogo

"Pues aunque andamos en la carne, no peleamos según la carne,
porque las armas de nuestra batalla no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,
derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios,
y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo." (2 Cor.10:3-5)

Me atrevo a decir que en el Perú todavía no existe la educación escolar cristiana. - Es cierto que existe cierto número de colegios cristianos (especialmente en Lima). Pero ¿cuántos de estos colegios funcionan realmente según un sistema educativo cristiano, basado en principios bíblicos? - Hasta ahora, según mi conocimiento, ninguno de estos colegios ha producido su propio material educativo que promueva principios bíblicos. Esto significa que todos estos colegios "cristianos" están en realidad usando los materiales educativos del mundo no creyente, que promueven principios muy distintos de los bíblicos.
(Hay quizás dos o tres colegios que usan materiales cristianos importados de Estados Unidos; pero entonces se apoyan simplemente en el trabajo de otros, y no hicieron ningún esfuerzo propio para establecer un currículo y una enseñanza cristianos.)

Si queremos construir una educación cristiana, entonces necesitamos el conocimiento de Dios acerca de la educación. Aun a los profesores cristianos, desafortunadamente, les falta este conocimiento de Dios en cuanto a la educación. Les falta, porque recibieron una formación profesional según los principios de este mundo, y no según los principios de Dios. Esta formación profesional edificó fortalezas en nuestra mente, que ahora se levantan contra el conocimiento de Dios en cuanto a la educación. Tenemos que identificar estas fortalezas, derribarlas en el poder de Dios, y re-pensar todo lo que hemos aprendido, pero ahora desde la perspectiva de la Palabra de Dios.

Volver al inicio de la página


I) La vocación de un profesor

¿Para qué trabajamos? - La gente responde: "para ganar plata"; "es un mal necesario"; "es una consecuencia de la caída".

ESTE CONCEPTO NO ES BÍBLICO, y además tiene consecuencias desastrosas para la economía nacional.

Veremos enseguida cuál es el concepto bíblico acerca del trabajo.

Dios instituyó el trabajo.

- Adán y Eva trabajaban antes de la caída (Gén.1:28-29, 2:15, 2:19-20). Entonces, el trabajo en sí no es una "consecuencia de la caída."
- El primer trabajador fue Dios mismo al crear el mundo. Su trabajo es el modelo para nosotros (Ex. 20:8-11).
- Lo que sí es consecuencia de la caída, es la fatiga, los problemas y obstáculos que ahora se asocian con el trabajo. (Gén.3:17-19) Pero el trabajo en sí no es una maldición.

El trabajo es servicio a Dios y llamado de Dios.

Nuestro trabajo diario es la forma "normal" como servimos a Dios. (Col.3:17, 23-24)

En el hebreo, la palabra para "servir"(trabajar) y "rendir culto" es una sola ("abad").

Es Dios quien hace prosperar el trabajo que fue encomendado a El (Sal.127:1-2), y es también Dios que "promueve" a un trabajador honesto a pesar de las injusticias que se cometen contra él (vea la historia de José). Dios honra el trabajo honesto y bien hecho.

En 1 Cor.7:20 ("Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede"), Lutero tradujo según el original griego "estado" con "VOCACION", lo que es lo mismo como "llamado", según la raíz de la palabra. - Lutero puso con su traducción la base para un nuevo concepto (o mejor dicho, regresó al concepto bíblico) de "vocación" y trabajo. Muchos historiadores, tanto cristianos como no cristianos, atribuyen a este concepto del trabajo el desarrollo técnico, científico y económico que Europa experimentó en los siglos después de la Reforma.

Algunas citas que subrayan este concepto:

- "Entonces cada uno tiene su vocación en la cual sirve a Dios, si la ejerce con diligencia. Un gobierno que preside y gobierna bien, sirve a Dios. Un ama de casa que cuida a sus hijos; un padre que se alimenta de su trabajo; un estudiante que estudia con diligencia, sirve a Dios. ... Antonio escapa y se sienta en el desierto, Jerónimo hace peregrinajes a la Tierra Santa y exhorta a la castidad, y esto es lo que el mundo estima como cosas grandes y admirables. Pero que Sara está en el hogar, cocina y atiende a los invitados, esto no solamente no se percibe como una buena obra, sino al contrario, es visto como un impedimento de otras buenas obras. Pero el que está atento a la Palabra, encontrará que Sara hizo con ello una obra mucho más santa que todas las obras de los monjes y ermitaños."
(Martín Lutero, comentando Gén.17:9 y 18:15-16)

- "Ellos (hablando de los anabaptistas) sacuden de ellos toda responsabilidad hacia este mundo y lo evaden por miedo de contaminarse. Pero el calvinista les contradice: No existen dos mundos diferentes que estuvieran entremezclados como un mundo bueno y un mundo malo. ... Es el mismo, único mundo que primero albergaba el paraíso, que cayó después bajo maldición y es mantenido por la gracia común, que ahora es reconciliado por medio de Cristo, y que va a pasar por el incendio del universo hacia su estado en gloria. Por esta causa, el calvinismo no puede encerrarse en su iglesia para echar a perder el mundo, sino es su llamado desarrollar este mundo a lo máximo según el mandamiento de Dios, y levantar dentro de este mundo todo lo que es honesto, amable y de buen nombre, por causa de Dios. Por eso, Uds. pueden ver en la historia: Apenas se han arraigado los calvinistas por la cuarta parte de un siglo en Holanda, y la vida rebosa por todos lados; su navegación, su comercio, sus artesanías y fábricas, su agricultura, su arte y ciencia florece y brilla como nunca antes e impulsa toda Europa Occidental hacia un desarrollo completamente nuevo de la vida humana."
(Abraham Kuyper, teólogo y Primer Ministro holandés, 1837-1920)

- "La Biblia enseña la Verdad sobre el hombre y la naturaleza. Por eso es posible saber muchas cosas verdaderas acerca de la naturaleza, especialmente la razón por qué las cosas existen y por qué existen en su forma actual. La Reforma liberó las ciencias y las artes para trabajar a base de lo que Dios reveló en las Escrituras. ... Su convicción de que el mundo fue creado por un Dios racional, fue lo que dio a los científicos la confianza de que iba a serles posible descubrir algo acerca de este mundo por medio de la observación y los experimentos. Esta fue su base epistemológica. (Epistemología = teoría de los conocimientos y su origen.) Esta base depende de un marco cristiano dentro del cual uno necesita trabajar. Sin esta base, el nacimiento de la ciencia moderna del mundo occidental no hubiera sido posible."
(Francis Schaeffer, filósofo y apologista evangélico)

Un trabajador que entiende su trabajo como un llamado de Dios, ¡va a trabajar de una manera muy diferente de un trabajador que solo "trabaja para comer"! Si nuestro verdadero jefe es Dios, entonces no podemos permitirnos entregar un trabajo de mala calidad. Tampoco podemos permitirnos ser ociosos, y tampoco vamos a sustraer materiales o herramientas de nuestro trabajo. (¿Vemos ahora las consecuencias para la economía nacional?) Entenderemos que somos parte del plan de Dios para edificar una sociedad, una nación entera, donde cada uno tiene su lugar asignado por Dios. Esto es lo que sucedió en los países de la Reforma, y es la principal razón por qué hasta hoy estos países son más avanzados científica y económicamente.

La palabra "profesión" viene del verbo "profesar", que el diccionario define de esta manera:

- Ejercer o enseñar una ciencia, oficio, etc.
- Ingresar en una orden religiosa, obligándose a cumplir los votos propios de su instituto.
- Creer, confesar. (vea Hebr.4:14, 10:23 RV)

La "profesión" era originalmente el voto con el cual uno ingresaba a un monasterio, o una confesión o declaración de fe. El "profesional", en este sentido, tiene que ser una persona convencida de que Dios le ha llamado para hacer el trabajo que hace.

La palabra "profesor" significa literalmente "el que profesa"; alguien que hace una declaración religiosa, que declara públicamente su fe.
Entonces, el "profesor" que teme declarar su fe ante sus alumnos, compañeros, y superiores, ¡no tiene derecho de llamarse "profesor" en el sentido propio de la palabra!

Muchos evangélicos tienen una mente dividida: dividen el mundo en una "esfera religiosa" (la iglesia y la vida privada), y una "esfera secular" (el trabajo, la política, la educación, etc). En consecuencia, Dios gobierna solo en la "esfera religiosa", pero le hemos excluido a El de la "esfera secular" (ya no preguntamos por los principios bíblicos que se aplican a nuestro trabajo etc.)

En realidad, no existe ningún "terreno neutral". ¡Dios tiene derecho de gobernar sobre TODO! (Sal.24:1)

Tenemos que buscar la voluntad de Dios, y el llamado de Dios, en cuanto a nuestro trabajo "secular".

Aquí es donde tenemos que llegar a una conclusión ante Dios.
- ¿Es tu trabajo un llamado de Dios para ti, o lo haces solamente para ganar dinero?
- ¿De qué calidad es tu trabajo? ¿Lo haces para satisfacer a los hombres, o para agradar a Dios?
- ¿Eres un "profesor" en el verdadero sentido de la palabra, confesando y declarando tu fe por medio de tu trabajo? ¿Estás buscando y aplicando principios bíblicos en cuanto a tu trabajo de enseñanza?

Volver al inicio de la página



II) ¿Qué es una cosmovisión cristiana?

"Cosmovisión" = "la manera de ver el mundo", el conjunto de presuposiciones y conceptos fundamentales que una persona tiene acerca del mundo.

La mayoría de las personas no son conscientes de su propia cosmovisión. Sin embargo, la cosmovisión de una persona influencia toda su manera de pensar, de interpretar lo que ve y escucha, y de actuar.

Esta cosmovisión consiste en las respuestas a preguntas fundamentales, tales como: ¿Qué es el mundo? ¿Qué es el hombre? ¿Para qué vivo? ¿Qué ideas tengo acerca de la sociedad, la familia, el trabajo, el dinero, etc.? - Cada persona dará respuestas diferentes a estas preguntas. Pero las respuestas que cada uno encuentra, determinan toda su manera de vivir.

El primer paso:
Hacernos conscientes de que tenemos una cosmovisión, y cambiar conscientemente nuestra cosmovisión "heredada" por una cosmovisión bíblica y cristiana.

Nada y nadie me puede obligar a tener una cosmovisión u otra. Soy libre para escoger. Solo que como cristianos, descubriremos que ciertos conceptos son de acuerdo con la verdad que Dios nos reveló en la Biblia, mientras otros le contradicen. Muchos cristianos profesan ser cristianos, pero en realidad, su cosmovisión no es cristiana. Han incorporado unos pocos principios cristianos en su vida, pero la mayor parte de su vida sigue siendo gobernada por su antigua cosmovisión pagana.

Dios nos llamó a influenciar el mundo, no a ser influenciados por él. (Mat. 5:13-16, Juan 17:15-18, Jeremías 15:19-20)

¿CÓMO PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO SIN QUE EL MUNDO NOS CAMBIE A NOSOTROS?

Mi Cosmovisión determina mis principios y convicciones básicas.
   
Mis Principios y convicciones básicas determinan mis metas en la vida.
   
Mis Metas producen en mí una decisión y determinación de alcanzar las metas.
   
Mi Decisión y determinación de alcanzar las metas, produce en mí una vida consistente con las metas.
   
Una Vida consistente con las metas es una vida de ...
   
  Influenciar sin ser influenciado.  

De las preguntas fundamentales, probablemente la más importante es:: ¿De dónde sabemos?

Consideraremos algunas respuestas a esta pregutna, que podemos encontrar:

- El hombre puede conocer la Verdad por medio de su propia razón. (Racionalismo)

Pero la mente humana está "cegada" y "reprobada" por causa del pecado (Rom.1:21 y 28, 2 Cor.4:4), y por tanto llega a resultados equivocados.

- El hombre puede conocer la Verdad por medio de su intuición o inspiración.

Pero las emociones y el espíritu del hombre, igual que su mente, son corrompidos por el pecado. Toda inspiración que no es recibida por los caminos prescritos por Dios en Su Palabra, es en realidad un engaño de satanás. (Vea 1 Tim.4:1)

- El hombre no puede conocer la Verdad, o no existe ninguna verdad absoluta. (Relativismo)

La consecuencia es que cualquier atrocidad se puede justificar porque no existen valores morales absolutos. "Si Dios no existe, todo es permitido" (Dostoyewsky).

- El hombre puede conocer la Verdad por revelación de Dios.

Esta es la respuesta de un cristiano que aprendió a pensar como Dios piensa: Reconoce que el hombre, por sus facultades naturales (razón, intuición, etc.) no puede conocer la Verdad absoluta que es Dios (Is.55:8-9). El hombre no puede llegar a Dios, pero Dios sí puede llegar al hombre y revelarle la Verdad que el hombre por sí mismo no puede conocer (Is.55:10-11, Juan 8:32, Juan 16:13).

Algunas consecuencias de esta respuesta cristiana:

- Debemos cumplir los requisitos establecidos por Dios, para recibir Su revelación y conocer la Verdad:

Creer. Hebr.11:6
Obedecer. Juan 7:17
El temor de Dios. (Prov.1:7, 3:5-7, 15:33, Sal.111:10). Temer a Dios implica entregarnos a El con todo nuestro ser; no solamente con nuestra "parte religiosa", sino también con nuestra manera de pensar y argumentar.

- La Verdad de Dios se aplica a todas las áreas de la vida y del conocimiento científico. No existen "dos verdades", una "verdad religiosa" y otra "verdad científica". (Esto significaría decir que Dios tal vez sabe algo de teología, pero nada de ciencias.) La Biblia contiene no solamente "la verdad religiosa", sino también la verdad científica.

Como podemos completar nuestro conocimiento donde la Biblia no nos da una respuesta directa:

a) Podemos sacar conclusiones de lo que está escrito en la Biblia y aplicarlo a nuestros tiempos.
b) El Espíritu Santo nos puede dar conocimiento (Juan 16:13).
c) Podemos pedir sabiduría de Dios (Stgo.1:5-7) y renovar nuestro entendimiento (Rom.12:1-2).

- La Palabra de Dios nos exhorta a "llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (2 Cor.10:5). Debemos examinar constantemente nuestros propios pensamientos, si están conformes a la Palabra de Dios. De la misma forma tenemos que examinar también los pensamientos y opiniones de otras personas. ¡No podemos aceptar cualquier teoría como "verdad", solamente porque lo dice un científico!

El segundo paso:
Reconocer que la cosmovisión bíblica afecta todas las áreas de la vida y de la sociedad.

Tenemos que empezar a re-pensar los pensamientos que tenemos acerca de cada aspecto de nuestra vida, y volver a poner estos pensamientos sobre una base bíblica. La única alternativa sería seguir viviendo con una mente dividida, y creer que existen "dos verdades" que se contradicen. Esta no es ninguna alternativa aceptable para un cristiano que confiesa creer que Dios es Señor sobre todo.
Esta mentalidad dividida nos causa muchos problemas en las iglesias. Estamos muy atentos contra las herejías en el ámbito religioso, pero ciegos para las herejías de parte del mundo "profesional" y "científico"; por ejemplo cuando son difundidas en el nombre de la psicología o la educación profesional.

El tercer paso:
Elaborar las bases bíblicas para nuestra propia profesión, y ejercerla según estos principios bíblicos, como nuestro llamado dado por Dios.

Si no estamos dispuestos a dar este paso, no podemos decir que estamos haciendo nuestro trabajo "para Dios". Dios puede aceptar solamente un trabajo que esté hecho conforme a Sus principios.

- Estudiar la Palabra de Dios para descubrir los principios que estableció Dios para nuestra profesión.

- Analizar toda enseñanza que recibimos en nuestra formación profesional, si es conforme con los principios bíblicos o no; "examinarlo todo, retener lo bueno" (1 Tes.5:21) - y rechazar lo malo.

El cuarto paso:
Juntarnos con otros cristianos en nuestro campo profesional, que tengan la misma cosmovisión bíblica, para estudiar y trabajar juntos y expresar de una forma concreta los principios que descubrimos.

En el caso de la educación, nuestros principios bíblicos deben expresarse de forma concreta, en forma de una escuela, un colegio (o mejor muchos colegios) que pone en práctica estos principios.

Esto no se podrá realizar sin lucha, porque este mundo siempre está en contra de la luz de Dios. (Juan 1:9-11, 15:18-25). Pero Dios no nos llamó a conformarnos con este mundo, sino a renovar nuestra manera de pensar y a vencer el mundo.

Como cristianos, debemos ser los innovadores, en vez de copiar lo que hace el mundo. Somos llamados a ser cabeza y no cola (Dtn.28:13). Somos imagen y semejanza del Dios viviente, el que creó todo. Entonces, como Dios es creativo, nosotros también somos creativos.

Muchos de los grandes científicos e inventores del pasado eran cristianos nacidos de nuevo (Isaac Newton, Blas Pascal, Michael Faraday ...); igualmente muchos músicos y pintores conocidos (Handel, Bach; Durer, Rembrandt). Los cristianos eran los primeros en levantar hospitales y entrenar a enfermeras; los primeros en establecer sistemas de ayuda social; los primeros en poner las bases para el moderno Estado de derecho; y la sociedad les seguía. Solo últimamente las cosas se han vuelto al revés: que la sociedad pagana hace lo que quiere y los cristianos le siguen en todo. ¿Por qué no podemos otra vez ser innovadores? ¿Por qué no pueden levantarse los cristianos ahora para establecer un nuevo sistema escolar?

Volver al inicio de la página



III) Bases Bíblicas de la educación

Tenemos que enfrentar primeramente algunos conceptos de este mundo que muchos cristianos creen, aunque son anti-bíblicos y anti-cristianos.

Educación intelectual y educación del carácter

Uno de estos conceptos nos dice que "la educación mejora al hombre". Entonces, cuánto más educación tiene una persona, tanto mejor será como persona, tanto mayor será su valor como persona.
En cuanto a los conocimientos, esto es cierto. Pero: ¿Hacen estos muchos conocimientos automáticamente que la persona sea mejor como persona, en cuanto a su carácter, en el sentido moral? - ¡Este es un asunto muy diferente!
Muy a menudo se confunden estas dos clases de educación, la educación intelectual y la educación del carácter, como si fuera lo mismo.

La Biblia nos dice que por naturaleza, todos somos inclinados hacia el mal. (Jer.17:9, Rom.3:9-23) ¡La educación no cambia esta inclinación mala! Cuánto más una persona desarrolla su potencial (se "educa"), más crece también su potencial para hacer lo malo.

Incluso una "educación de valores", una "educación moral", no mejora automáticamente el carácter del hombre. Este era el concepto de la filosofía griega, de que el conocimiento de principios morales debe llevar al mejoramiento de la persona y de la sociedad en general. Al fondo de este concepto está la idea humanista de que el hombre en sí es bueno, que puede mejorarse a sí mismo, y entonces, el mejor hombre es el que desarrolla plenamente todo el potencial que está en él.

El apóstol Pablo refuta decididamente este concepto (vea Rom.7:18-21) - Todo el conocimiento del bien no puede lograr que el hombre realmente haga este bien que sabe. Ni siquiera la decisión firme de hacerlo ("queriendo yo hacer el bien"), puede lograrlo. El hombre por sí mismo, sin la intervención de Dios, tiene que llegar a la conclusión de que "el mal está en mí". ¡No importa cuánta "educación" tenga!

En el primer capítulo de Romanos, Pablo se refiere claramente a la filosofía griega (Rom.1:21-23. 28-29) - La cultura griega, en aquel tiempo, era considerada la cumbre de la educación y sabiduría; pero a la vez era una de las culturas más idólatras e inmorales.
De la misma manera, en 1 Corintios, Pablo demuestra que la sabiduría de este mundo es necedad para Dios (1 Cor.1:19-25, 3:18-20, vea también Stgo.3:13-17)

Ahora algunos me dirán: "Tampoco esperamos esto del sistema escolar. Lo único que esperamos de él es que provea al alumno con los conocimientos y habilidades que necesita para defenderse en la sociedad." - Esta objeción revela otro concepto erróneo:

¿Existe una educación neutral?

La cosmovisión de una persona influencia toda su manera de pensar y vivir, en todas las áreas de su vida; aunque no esté consciente de ello. Esto se aplica tanto a una cosmovisión cristiana como a una cosmovisión no cristiana. Por tanto, cada profesor va a enseñar su materia de acuerdo con su propia cosmovisión.

La cosmovisión se transmite también por lo que uno calla. Por ejemplo, si en el curso de historia nunca se menciona que Dios es el Señor de la historia y que es Él quien pone y destituye a los reyes, entonces se transmite una cosmovisión ateísta. Se enseña implícitamente que Dios está muy lejos de este mundo, que la historia de este mundo no le interesa y que él no tiene poder para interferir.

En la biología, por supuesto, casi todos los profesores enseñan la teoría de la evolución como si fuera un hecho. Esta teoría tiene implicaciones tremendas no solamente para el concepto de la creación, sino también para el concepto que uno tiene acerca del hombre, o sea, acerca de uno mismo. (¿Soy creado en la imagen de Dios, o soy simplemente un animal entre muchos?)

La Biblia no conoce el concepto de una "enseñanza neutral" o un "conocimiento neutral". Solo existen dos reinos: el Reino de Dios y el reino de este mundo (que está bajo satanás). Cada enseñanza, cada concepto, pertenece o al uno o al otro reino. O es verdad o es mentira. No hay intermedio.

Como profesores cristianos, somos llamados por Dios a enseñar todas las materias desde una perspectiva bíblica. Si un concepto contradice la verdad de Dios, entonces es una mentira, y Dios no nos permite enseñar mentiras. Tenemos que elaborar un currículo completamente nuevo, y materiales educativos nuevos, que vuelvan a colocar toda la enseñanza sobre un fundamento bíblico.

Por muchos años y décadas, los profesores cristianos en todo el mundo han sido negligentes en cuanto a esta tarea. Con esto han permitido que el enemigo invadiera toda la esfera de la educación. Las consecuencias podemos ver en Estados Unidos y en Europa hoy: Dios ha sido excluido de la educación. Bajo el pretexto de la "tolerancia", se puede enseñar cualquier religión o ideología; pero no se puede enseñar el cristianismo porque esto podría "herir la conciencia de los alumnos que tienen otras convicciones". ¿Vamos a esperar hasta que la situación en el Perú llegue a ser igual? ¿O vamos a empezar ahora a hacer nuestra tarea?

La autoridad sobre la educación

La Palabra de Dios nos presenta cuatro áreas bien definidas de la sociedad, que Dios mismo instituyó. Para cada una de estas áreas, Dios dio leyes y principios claros, y también una estructura de autoridad clara:

  • El matrimonio y la familia (Gén.1:28, Ef.5:21-6:4)
  • El trabajo (Gén.1:28-29, 2:15, 2:19-20, Col.3:22-4:1)
  • El estado y el gobierno (Rom.13:1-7)
  • La iglesia (Ef.4:11-16, 1 Pedro 5:1-5)

Como personas y cristianos, nos encontramos al mismo tiempo en cada una de estas instituciones y bajo cada una de sus autoridades. Pero cada una de estas "instituciones" tiene su "esfera de gobierno" definida y no debe interferir en la esfera de otra.
Además, cada una de estas "instituciones" (¡no solo la iglesia!) viene de Dios y está sujeta a Sus principios. Entonces, cada una de sus autoridades tiene que someterse a Dios y gobernar según los principios que El estableció. Si alguna de estas autoridades va en contra de los principios de Dios, entonces tenemos el mandato de "obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hechos 5:29).

¿A quién se dirige el mandamiento bíblico de educar a los niños?
Vea Dtn.6:4-7, Sal.78:5-8, Prov.1:8-9, 2:1-6, 4:1-6, 5:1-2, 6:20-22, Ef.6:1-4

Dios manda a los padres instruir a sus hijos; y a los hijos, que aprendan de sus padres. Esto incluye obviamente la educación escolar, pues no se encuentra ningún mandamiento paralelo que diga p.ej. "Profesores, enseñad a vuestros alumnos...", o "Niños, honrad y obedeced a vuestros profesores". La educación escolar pertenece a la esfera de autoridad de la familia.

También la iglesia tiene cierta parte en la tarea educativa (Dtn.31:12-13, Neh.8:2-3,7-8, 1 Juan 2:12).

Actualmente, el Estado controla casi toda la educación. Esta es una interferencia en los derechos de los padres y de la familia, que no podemos aceptar como cristianos.

Para tener una cosmovisión bíblica acerca de la educación, es absolutamente necesario regresar a este principio: La autoridad sobre la educación de los niños es dada a los padres. Un sistema escolar cristiano tiene que devolver a los padres la competencia y la autoridad sobre la educación de sus hijos. Los profesores cristianos tienen que considerarse encargados por parte de los padres, no empleados del gobierno.

La necesidad de escuelas cristianas

Como padres cristianos, tenemos no solamente el derecho, sino el deber de proveer una educación cristiana para nuestros hijos. (Vea Deut.6:6-9, Ef.6:4) En el contexto bíblico es muy claro que esto se refiere a la vida entera del niño; entonces se refiere también a la educación escolar.

Cualquier persona que enseña una doctrina no bíblica, es un falso maestro; no importa si enseña esta doctrina en una iglesia, en los medios de comunicación, o en una escuela. Tampoco hace una diferencia si esta falsa doctrina se refiere a asuntos religiosos o a materias escolares "seculares". Si Dios no nos permite recibir a un falso maestro en casa (2 Juan 9-10), ¡mucho menos nos permite entregar a nuestros hijos a un falso maestro!

No existe ninguna justificación bíblica para que un padre cristiano encargue a un incrédulo con la educación de sus hijos.

Ningún padre evangélico enviaría a sus hijos los domingos a la Escuela Dominical de una secta, o a la iglesia católica. ¿Por qué deberíamos permitir al enemigo de lunes a viernes, todo el día, hacer con nuestros hijos todo lo que quiere, y lo que nunca le permitiríamos hacer el domingo por la mañana, ni por una hora?

Los líderes de las iglesias a veces se preguntan por qué estamos perdiendo a tantos adolescentes y jóvenes. ¿Pero alguna vez hemos considerado que los colegios son un factor decisivo de esta tendencia? Paul Kienel cita una investigación con los siguientes resultados: De los niños y jóvenes que asisten a una escuela no cristiana, el 70% abandona la iglesia entre los 12 y los 17 años. De los estudiantes cristianos que viven en dormitorios en universidades seculares, 90% dejan la iglesia en el primer semestre. Estas grandes pérdidas decrecen cuando los niños asisten a escuelas cristianas.

Un ex sacerdote católico dice:

"Los mismos sacerdotes de Roma se jactan de que más de la mitad de los alumnos de las monjas son hijos de protestantes, y de que 70% de estos niños, tarde o temprano, se convierten en los discípulos más firmes y las verdaderas columnas del papado."

A veces se dice que "los niños creyentes deben ser un testimonio en los colegios seculares y católicos". - Es cierto que los colegios seculares necesitan un testimonio cristiano; pero ¿por qué cargar esta tarea sobre los hombros de los más débiles, los niños? Los más indicados para esta tarea son los profesores cristianos, que por lo menos tienen cierta posición de influencia en su colegio.
Una situación tan hostil contra el cristianismo bíblico, como lo son la gran mayoría de las escuelas, presenta un tropiezo para el niño creyente. Lea lo que dijo Jesús acerca de los que hacen caer a un niño creyente (Mateo 18:6).

Otros dicen que los niños en los colegios cristianos serían "aislados" y "ajenos a la vida real". - En cuanto a esta objeción, preguntamos: ¿Qué es entonces la "vida real"? ¿Acaso los niños tienen que probar alcohol y drogas, practicar el "sexo libre", pelearse con cuchillos, y jugar a la ouija, para que conozcan la "vida real"?
¿No es la perspectiva "real" de este mundo la perspectiva de Dios? Entonces, un niño que recibe una educación cristiana, recibirá desde el inicio un concepto verdadero acerca del mundo real. En cambio, el niño que recibe una educación no cristiana, recibe una perspectiva irreal y torcida acerca del mundo.
Paul Kienel señala que durante 217 años, las escuelas cristianas eran las únicas escuelas que existían en los Estados Unidos. ¿Realmente queremos decir que durante más de dos siglos, la educación entera en aquel país haya sido "ajena a la realidad"?

La gran mentira sobre la estimulación temprana

El mundo piensa: "Cuanto más temprano un niño entra al sistema escolar, más inteligente será."

Lo equivocado que es esta idea, lo vemos tan solamente al compararla con el principio que acabamos de descubrir: que los encargados de la educación son los padres. Entonces el niño se desarrolla mejor cuanto más tiempo pasa con sus padres; especialmente en los primeros años de su vida.

Ya en 1975, el doctor Raymond Moore encontró en sus investigaciones amplias evidencias en contra de esta tendencia de la escolarización temprana (Raymond S.Moore, "Mejor tarde que temprano", Editorial Unilit). Su libro recopila más de cien investigaciones, hechas en muchos diferentes países de todos los continentes, y todas estas investigaciones llegan a los mismos resultados:

- Un niño entre los 3 y 8 años necesita sobre todo ser integrado felizmente en una familia estable. Necesita un ambiente seguro y una o dos personas adultas constantes a su lado, que no cambien con frecuencia. La separación de sus padres y el traslado diario a un nuevo ambiente puede causar traumas profundos.

- No se debe dejar repentinamente a un niño de esta edad en una situación grupal. Se le debe dar tiempo para conocer a nuevas personas uno por uno. Por las características psicológicas particulares de los niños menores de 6 a 7 años, no es una buena idea educarlos en grupos de niños de su misma edad.

- En grupos de niños pequeños generalmente gobierna la "ley del más fuerte", y los más débiles son hechos víctimas de los más fuertes. Por lo tanto, los niños se acostumbran a temprana edad a un comportamiento asocial, hostil y hasta cruel. Un solo maestro en una clase de 15 o más niños no tiene el poder (y en muchos casos ni siquiera el interés) de cambiar esta dinámica del grupo. Muchos niños están tan intimidados en este ambiente que esto afecta también su capacidad intelectual.

- La forma como los niños de 3 a 8 años aprenden más, no es la enseñanza formal como la presenta el sistema escolar, sino la enseñanza informal (compartiendo experiencias y haciendo cosas juntos como familia).

- El mismo desarrollo físico del niño (del ojo, del oído, del cerebro, y de la coordinación entre los diferentes sentidos) no alcanza el nivel necesario para poder aprender a leer y escribir con facilidad antes de los 8 años aproximadamente. Los niños que aprenden a leer y escribir a una edad temprana, más adelante desarrollan miopía, problemas de coordinación muscular, y otros problemas.

- En todas las investigaciones que compararon a los niños que ingresaron temprano al jardín o la escuela (entre los 3 y los 5 años) con los que ingresaron tarde (entre los 8 a 10 años), se encontró que los niños que ingresaron tarde, dentro de poco tiempo alcanzaron el mismo nivel académico como sus compañeros e incluso los sobrepasaron. Además mostraron más estabilidad emocional y más cualidades de liderazgo. - Los niños que ingresaron temprano, más tarde se encontraron en una desventaja marcada. Además de problemas emocionales, mostraron cansancio, desinterés en el aprendizaje y una caída de sus calificaciones, a más tardar a partir de la secundaria.

- La educación escolar resulta más cara que la educación en el hogar.
Los Moore citan al doctor Benjamín Spock, un psicólogo y educador (secular) muy conocido en Estados Unidos:
"Al fin, el gobierno ahorraría más dinero si pagara un subsidio cómodo a todas las madres con niños pequeños porque de otro modo tuvieran que trabajar. No es lógico dejar que las madres trabajen haciendo vestidos en una fábrica o golpeando las teclas de una máquina de escribir en una oficina, mientras que pagan a otras personas para hacer un trabajo inferior a lo que ellas podrían hacer criando a sus hijos." (B.Spock, "Baby and Child Care", Nueva York 1968)

Se mencionan también unos proyectos piloto donde en vez de enviar a los niños al jardín, los profesores visitaron las familias una vez por semana en sus hogares, para dar pautas sobre educación a los padres. Se encontró que este método resultó más económico, y a la vez más eficaz, que el jardín. - Algo muy parecido ya funciona en el Perú en el sector de la salud: Los padres que llevan a sus hijos pequeños al hospital para su control regular, reciben allí pautas sobre la alimentación, el cuidado, y la estimulación temprana de los niños. ¿Por qué no se puede hacer lo mismo en el sector de la educación?

- En los centros de cuidado de niños durante el día ("wawa wasis"), se encontró que los niños desarrollan problemas emocionales cuando hay más de cinco niños por adulto; y cuando hay más de ocho a diez niños por adulto, estos problemas "aumentan astronómicamente".

¿Realmente tienen nuestros hijos que ser los conejos de la India para un experimento gigantesco que ya se ha realizado muchas veces, en muchos países, y siempre con resultados negativos?
Cada año aumenta el tiempo que los niños y jóvenes pasan en la escuela, pero al mismo tiempo, su nivel académico sigue bajando. ¿No hay nadie capaz de ver que estas dos tendencias están conectadas?

Cuando uno abre a la fuerza el botón de una flor antes de su tiempo, lo destruye.

Adonde llegamos si esta tendencia sigue su curso, nos muestran los "países desarrollados":

  • El Consejo Educativo de Alemania recomendó en 1973, que sea un objetivo pedagógico al nivel inicial, "disminuir la dependencia del niño de sus personas de referencia". O sea, el profesor de inicial debe enajenar al niño de sus padres.
  • El gobierno alemán constató en 1975: "La familia no tiene ningún derecho de fijar la siguiente generación a ciertas confesiones o partidos." - Esto significa que se están elaborando leyes que prohíban a los padres cristianos, dar a sus hijos una educación cristiana. Personas influenciales en el gobierno y en el Ministerio de Educación declaran que no son los padres, sino "la sociedad", que tiene el derecho de educar a los niños.
  • En Suecia, una familia que educa a sus propios hijos, no tiene ningún derecho de ayuda social de parte del Estado; mientras aquellas familias que envían a sus hijos a los jardines estatales, reciben todo tipo de ayuda.
  • En 1985 apareció en las noticias el siguiente caso, también de Suecia: "Inger Johansson, de 44 años, fue obligada a entregar a su único hijo, Mikael, de cuatro años, a un asilo estatal. La razón, según las autoridades: La madre, que pesa 110 kilos, es tan gorda que Mikael podría ser ridiculizado por sus compañeros a causa de su madre."
  • Entre 1982 y 1985, 23'000 niños suecos fueron internados en asilos estatales porque sus padres no los educaron según las normas de los educadores gubernamentales.

A este punto llegaremos también en el Perú si permitimos que la tendencia actual continúe. La consecuencia será que ni siquiera se les permitirá a los padres educar ellos mismos a sus hijos.

Esto es particularmente peligroso porque va a permitir, tarde o temprano, que un gobierno anti-cristiano quite los hijos a los padres cristianos. Padres cristianos podrán ser obligados a entregar a sus hijos a instituciones estatales donde serán educados en un sentido anti-cristiano.

Los profesores, en este sistema de escolarización temprana y obligatoria, pueden muy rápidamente convertirse en herramientas en las manos de cualquier dictador. Casi todos los grandes dictadores del último siglo han hecho uso de esta estrategia. Ellos sabían muy bien que si lograban influenciar a los niños, influenciaban la nación entera. Solo los cristianos hasta hoy no han entendido este principio y siguen durmiendo. Por eso, una generación entera está al punto de caer en las manos del enemigo.

(Nota adicional, 2005):

En los últimos meses tuve que enterarme de dos casos, tan solo en el círculo de mis amigos personales, de niños que sufrieron un quebrantamiento tan fuerte en su escuela, que de emergencia tuvieron que ser sacados de la escuela y pasar el resto del año escolar en casa. En ambos casos se trata de hijos de líderes cristianos, y en un caso, el niño asistía a una escuela cristiana. Cuando estos niños tenían cinco o seis años, se les decía que eran "listos para la escuela", y entonces fueron sometidos a esta clase de educación demasiado ambiciosa y demasiado acelerada, hasta que unos años más tarde se quebrantaron.
Si las supuestas "mejoras" del sistema educativo se siguen implementando en la manera como se hace actualmente, veremos un aumento dramático de casos como estos.

Por tanto, me parece importante y urgente enfatizar este punto todavía mucho más. El sistema educativo de este mundo confunde "calidad" con "cantidad", y aun los cristianos siguen esta corriente.
Veamos, a manera de comparación, el sistema que yo experimenté como alumno, hace 30 años:
Ingresé a la escuela a los 7 años de edad. En primer grado tuve 18 horas de clase por semana, y una cantidad mínima de tareas para la casa. El número de horas de clase aumentaba gradualmente cada año, hasta llegar a 26 horas en quinto grado. Algunas materias escolares que se requieren hoy de los niños peruanos en primer grado, no se trataban hasta llegar al tercer y cuarto grado. En resumen, un sistema de muy "baja calidad", según los criterios de las autoridades educativas actuales. Pero ¿qué frutos trajo este sistema en los grados superiores? - Era normal para un universitario, graduarse de magíster entre los 24 y 25 años de edad. - ¿Cómo fue esto posible? - Es que los alumnos fueron educados según las capacidades de su desarrollo natural, sin forzarlos demasiado. Así se desarrollaba su mente en un ritmo más natural y mantenía sus capacidades hasta la edad adulta. De hecho, ese sistema educativo de aquel entonces, tenía renombre de ser uno de los mejores del mundo.

¿Qué sucede, en cambio, en el Perú actualmente (y probablemente en muchos otros países)?
Los alumnos son forzados a asimilar una carga demasiado pesada de conocimientos. Padres, profesores y colegios se involucran en una competencia malsana por quién enseña la mayor cantidad de conocimientos a niños cada vez menores. Puesto que los niños en realidad no tienen la fuerza mental de llevar esta carga, tienen que aumentar cada vez más las horas de clase y las horas de tareas en casa, para poder mantenerse al día. (Actualmente, los colegios ya no respetan ni los fines de semana libres, ni las vacaciones, de los alumnos.) Pero así aumenta todavía la carga y la fatiga sobre el cerebro delicado del niño. Durante algunos años, el alumno puede seguir este paso y aparentar mayores capacidades mentales de las que tiene en realidad. Pero en algún momento, el quebrantamiento es inevitable. Aunque no cada caso es tan dramático, la mayoría de los alumnos pierden su capacidad para el estudio, y su creatividad, hacia el fin de la primaria o en la secundaria. ¡Un niño de ocho años simplemente no está creado para estudiar ocho horas al día, seis o siete días a la semana! ¿No hay nadie que reconozca que esta es una nueva esclavitud, bajo el disfraz de una falsa "calidad educativa"?
Las mismas metas intelectuales podrían alcanzarse con la mitad de horas de clase, y causando mucho menos daño al alumno, si el conocimiento se impartiese en el momento adecuado de su desarrollo. En mi propia experiencia, vi por ejemplo que un niño promedio puede aprender a leer con fluidez en el plazo de menos de dos meses - si es que se le enseña en el momento apropiado de su desarrollo. Solo que algunos pocos niños alcanzan este momento a los cinco o seis años, mientras otros pueden tardar hasta los ocho años o más.

Volver al inicio de la página



IV) Corrientes de pensamiento que influencian el sistema escolar

La corriente católica romana

Por muchos siglos, la iglesia católica fue la única institución educativa en el Perú. Entonces es obvio que allí se encuentran las raíces del sistema educativo peruano. Veremos cómo se manifiestan estas raíces:

- El monopolio de la iglesia católica sobre las clases de religión.

- Se obliga a los alumnos de las escuelas estatales a participar en misas, procesiones, la Primera Comunión y la Confirmación, aunque no sean católicos.

- Pero la corriente católico-romana ha tenido otras consecuencias menos obvias, que han marcado profundamente la educación peruana. Una de estas consecuencias es una fuerte tendencia represiva ("la letra entra con sangre"), el memorizar sin sentido y la restricción del pensamiento individual y creativo.

La siguiente cita, escrita por un ex sacerdote católico, nos demuestra la relación entre la cosmovisión católico romana y esta tendencia represiva:

"¿Cuál es no solamente la primera lección, sino la lección diaria que se enseña al alumno católico romano? ¿No es esta: que uno de los crímenes más grandes que un hombre puede cometer es el seguir su "juicio privado"? - lo que significa que tiene ojos pero no puede ver; oídos, pero no puede oír; e inteligencia, pero no puede utilizarla en la investigación de la verdad y de la luz y del conocimiento, sin el peligro de ser eternamente condenado. Sus superiores, o sea el sacerdote y el papa, tienen que ver por él, oír por él, y pensar por él. Sí, al católico romano se le dice constantemente en su escuela que el crimen más imperdonable y condenable es el hacer uso de su propia inteligencia y el seguir su propio juicio privado en la investigación de la verdad. Constantemente se le hace recordar que el juicio propio de un hombre es su enemigo más grande. Entonces, todos sus esfuerzos de la inteligencia y conciencia tienen que unirse para combatir, silenciar y matar su "juicio privado". Es por el juicio de sus superiores, el sacerdote, el obispo y el papa, que uno tiene que ser guiado.

Ahora, ¿qué es un hombre que no puede hacer uso de su "juicio personal privado"? ¿No es un esclavo, un idiota, un burro? ¿Y qué es una nación compuesta de hombres que no hacen uso de su juicio personal privado en la investigación de la verdad y de la felicidad, sino una nación de brutos, esclavos e idiotas despreciables?

Pero puesto que esto parecerá una exageración de mi parte, permítanme obligar a la iglesia de Roma a venir a hablar por ella misma. Por favor esté atento a lo que ella dice acerca de las facultades intelectuales del hombre. Estas son las mismas palabras de Ignacio de Loyola, el fundador de la Sociedad Jesuita:

"En cuanto a la obediencia santa, esta virtud tiene que ser perfecta en cada punto de su ejecución, en la voluntad, en el intelecto; lo cual debe hacerse con toda celeridad, gozo espiritual y perseverancia; persuadiéndonos que todo es justo, suprimiendo todo pensamiento repugnante y juicio propio en una obediencia cierta; y que cada uno se persuada a sí mismo, que el que vive bajo obediencia debe ser movido y dirigido, bajo la Providencia Divina, por su superior, tal como si fuera un cadáver que permite ser movido y guiado en cualquier dirección."

Alguien me preguntará, ¿cuál puede ser el objetivo de los papas y sacerdotes de Roma al degradar a los católicos romanos de una manera tan extraña que los convierten en cadáveres morales? ¿Por qué no dejarlos vivir? - La respuesta es muy sencilla. El único y gran objetivo de los pensamientos y las obras del papa y de los sacerdotes es levantarse a sí mismos por encima del resto del mundo. Ellos quieren estar ¡alto!, alto por encima de las cabezas no solamente de la gente común, sino de los reyes y emperadores del mundo. Ellos quieren ser no solamente tan altos, sino más altos que Dios. Es hablando del papa cuando el Espíritu Santo dice: "...el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios ..., haciéndose pasar por Dios." (2 Tes. 2:4)

(...) Pero para que Ud. entienda mejor las tendencias degradantes de los principios que son la piedra fundamental de la educación moral e intelectual de Roma, déjeme exponer ante sus ojos otro extracto de la enseñanza jesuita, tomado de los "Ejercicios espirituales" por Ignacio de Loyola:

"Debemos siempre tener para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia jerárquica así lo determina."

Ud. sabe que es el deseo jurado de Roma tener la educación pública en las manos de los jesuitas. Por todos lados dicen que ellos son los mejores, los profesores modelos. ¿Por qué?

Porque ellos apuntan más audazmente y con más éxito que cualquier otro profesor hacia la destrucción de la inteligencia y la conciencia de sus alumnos. Roma proclama por todas partes que los jesuitas son los más devotos y los más cumplidos de sus profesores; y tienen razón, porque cuando un hombre es entrenado suficiente tiempo por ellos, se convierte perfectamente en un cadáver moral. Sus superiores pueden hacer con él lo que desean. Aunque él sabe que una cosa es blanca como la nieve, está dispuesto a jurar que es negro como tinta si su superior se lo ordena.

(...) Ahora, protestantes, ¿empiezan a ver la diferencia entre el objetivo de la educación entre una escuela protestante y una escuela católica? ¿Empiezan a entender que la distancia entre la palabra "educación" entre ustedes, y el significado de esta misma palabra en la iglesia de Roma, es tan grande como la distancia entre el polo norte y el polo sur? Para ustedes, "educación" significa levantar al hombre a la esfera más elevada de la hombría. Para Roma significa rebajarlo por debajo de los más brutos. Para ustedes, educar significa enseñar al hombre que él es un agente libre, que la libertad dentro de los límites de las leyes de Dios y de su nación es una dádiva asegurada para todos; ustedes quieren grabar en cada persona el pensamiento noble que es mejor morir como hombre libre que vivir como esclavo. Roma quiere enseñar que hay un solo hombre libre, el papa, y que todos los demás nacieron para ser sus esclavos entregados en pensamiento, voluntad y acción."

Esta cita nos demuestra de dónde vienen las deficiencias del sistema escolar peruano que son bien conocidas. ¡Tienen sus raíces, una vez más, en una cosmovisión equivocada!

Para un cristiano que piensa bíblicamente, la norma de toda verdad es la revelación de Dios como se expresa en la Biblia. La iglesia católica ha puesto en su lugar una autoridad humana: la del papa y de la iglesia misma. Entonces, su centro ya no es Dios sino el hombre. Esta autoridad humana puede definir arbitrariamente lo que es la "verdad" (y declarar que está "implícita" en la Biblia), y todos tienen que seguirle.

En cambio, en un sistema reformado, cada creyente tiene el derecho de examinar por sí mismo la Biblia y examinar lo que se le enseña, si realmente es la verdad. Cada creyente tiene el derecho de cuestionar a sus superiores a base de la Biblia, porque la Biblia está por encima de toda autoridad humana.

La pedagogía humanista o emancipatoria

"Humanismo" es la cosmovisión que coloca al hombre en el centro. No Dios, sino el hombre, es la norma para discernir entre lo que es correcto y lo que es equivocado. El humanista cree que el hombre es bueno por naturaleza; no toma en cuenta la realidad de la caída. Entonces, la meta del humanista es la independencia absoluta. El humanista, si es consecuente, quiere "emanciparse" de toda autoridad superior, incluso de Dios.

La pedagogía humanista tiene como meta el hombre autónomo. El hombre tiene que "realizarse a sí mismo" y desarrollar todo el potencial que está en él. Esta meta se pretende alcanzar con los siguientes medios:

  • La educación intelectual. Puesto que el humanista cree que el hombre es bueno en sí, con adquirir más conocimientos y habilidades, solo puede mejorar .
  • La eliminación de restricciones y limitaciones externas. "La mejor educación es la ausencia de educación." (J.J.Rousseau) - Hoy, esta idea se expresa en el postulado de que "el niño mismo construya su propio aprendizaje". La "Liga internacional para la nueva educación" dice: "Los estudios ... deben dar libre curso a los intereses innatos del niño, es decir, a los que se despiertan espontáneamente en él, y que encuentran su expresión en las actividades de orden manual, estético, intelectual, social y otras." (citado en: Mavilo Calero Pérez, "Teorías y aplicaciones básicas de constructivismo pedagógico")
  • Conflictos y "descarga de agresiones". Esta idea se deriva del "materialismo dialéctico" de Marx, quien postuló que el progreso sucede por medio del conflicto (hasta violento) entre una tesis y una antítesis, particularmente expresado en la "lucha de clases". En consecuencia, esta técnica es aplicada particularmente por los educadores marxistas quienes la utilizan para convertir a los niños en "sujetos revolucionarios", levantándolos en rebelión contra sus padres, contra el gobierno, y contra toda clase de autoridad.

El concepto humanista contiene algunos elementos de verdad: Cada persona es única, con su forma única de desarrollarse, y con sus talentos únicos que deben ser "realizados". Por tanto, es correcto que el profesor tome en cuenta que no todos los niños aprenden de la misma manera, y que en cierto grado tome en cuenta los propios intereses y las propias inclinaciones de los niños. También es cierto que el niño necesita cierta libertad para hacer sus propias experiencias y aprender de ellas.

Pero todo esto no debe cegarnos para el hecho de que el humanismo está fundamentado sobre una base completamente anti-bíblica. Dios, no el hombre, es el centro del universo y la norma para el bien y el mal. El hombre no es bueno en sí mismo, sino está alejado de Dios desde la caída, y por tanto su tendencia natural es hacia el mal y no hacia el bien. Cuando el hombre "se realiza a sí mismo", entonces va a realizar en primer lugar esta tendencia hacia el mal. (Jer.17:5-9)

La autonomía total no es ninguna meta bíblica. Esto es, al contrario, lo que satanás ofreció a Adán y Eva en el paraíso (Génesis 3:5). El hombre "se realiza a sí mismo" no cuando está completamente independiente, sino cuando está completamente dependiente de Dios (Prov.3:5-6). Desde esta base podemos ser "independientes" hacia todas las opiniones y teorías de otras personas.

En la "pedagogía del conflicto" podemos darnos cuenta a primera vista de que está en contra de los principios cristianos.

Entonces, debemos tener mucho cuidado de no aceptar soluciones humanistas solamente porque son "diferentes" del sistema represivo tradicional. A corto plazo, la pedagogía humanista puede traer ciertas correcciones; pero a largo plazo traerá malos frutos porque su raíz es mala.

Las consecuencias a largo plazo podemos observar, una vez más, en las naciones "desarrolladas" que ya han avanzado mucho más en este camino. Allí encontramos a profesores de primaria (y más todavía de secundaria) que tienen miedo de entrar a sus clases, porque tienen que temer no solo ser insultados, sino hasta ser atacados físicamente por sus alumnos que han perdido todo respeto ante la autoridad. En todo el mundo se difundieron las noticias acerca de los casos en Estados Unidos donde alumnos entraron a sus colegios con armas de fuego y dispararon a sus propios compañeros. La "educación sexual" en los colegios no mejoró de ninguna manera el comportamiento sexual de los adolescentes, al contrario.

Se observa generalmente que el constructivismo tiene una imagen demasiado positiva del alumno. Se asume que el alumno esté motivado a aprender, dispuesto a colaborar, y que mantenga autodisciplina, si tan solo se aplicaran los métodos constructivistas. La Biblia testifica, y los ejemplos mencionados lo comprueban, que lo contrario es el caso.

En las implementaciones presentes del constructivismo en el Perú, todavía se enfatiza la educación de valores, y se mantiene también la educación religiosa (aunque solo en su forma católica romana). Pero en su última consecuencia, el humanismo apunta a una dirección diferente. El humanismo enseña en su esencia que el hombre es su propia norma y define sus propios valores, y que por tanto, todos los valores son relativos. Entonces, si al presente se mantienen todavía ciertos valores, no es porque el humanismo enseñaría estos valores, sino simplemente porque se mantienen todavía ciertos elementos del pasado y porque no se pueden hacer cambios radicales de una vez. Pero si la corriente humanista vence, se va a aplicar de manera más consecuente, y entonces se va a introducir también en el Perú lo que ya es una realidad en Estados Unidos y Europa: la "educación neutral" o "educación libre de valores".

Los inicios de esta tendencia están visibles en el libro citado de Calero Pérez cuando dice: "La moral se construye por el niño y desde adentro. No por internalización de una moral adulta ... sino por el ejercicio de la regulación o elección de la propia conducta. ... La persona autónoma, la que ha participado en la elaboración o en el descubrimiento de una norma o una ley, a pesar de considerar que dicha norma o ley es producto de un acuerdo, por tanto modificable, tiende a sentirse regulada por dicha norma o ley." - En esta cosmovisión no existen valores absolutos, solo "acuerdos" que son "modificables". Entonces, esta tendencia de abandonar los valores ya está dentro de la implementación peruana del constructivismo; solo que todavía no se manifiesta en la práctica.

Esta educación "libre de valores", como se implementa en Estados Unidos y Europa, en realidad sí tiene un valor absoluto: Su valor absoluto es el relativismo, y este valor se promueve de una manera totalitaria. "La única verdad absoluta es que no existe ninguna verdad absoluta." Uno puede enseñar cualquier cosa, excepto decir que Cristo es la verdad absoluta. Bajo el pretexto de la tolerancia, se ejerce una intolerancia absoluta contra los cristianos.

Este será el futuro también del Perú si la corriente humanista sigue adelante de manera consecuente.

La psicología del comportamiento (behaviorismo, conductismo)

Esta corriente es en su esencia materialista: Se cree que todos los pensamientos y todas las emociones del hombre son nada más que el producto de procesos químicos o eléctricos en su cuerpo.

Según la psicología del comportamiento, el hombre es determinado por su medio ambiente. En consecuencia, la meta educativa de esta corriente es el hombre adaptado a la sociedad. A diferencia del humanismo, no el hombre individual es el centro, sino la sociedad, el colectivo.

Su método educativo es el acondicionamiento por medio del principio de "estímulo y reacción": Un comportamiento específico puede "reforzarse" por medio de un estímulo positivo, o "extinguirse" por medio de un estímulo negativo.

Según la rama particular a la cual pertenece un educador, se propone uno de los siguientes medios educativos (o los dos) para alcanzar esta meta:

- A) "Recompensa y castigo".

Cuando el niño muestra un comportamiento deseado, es premiado; cuando muestra un comportamiento no deseado, es castigado. - Aquí se levantan inmediatamente dos preguntas importantes:
1. ¿Quiénes son las personas que tienen derecho de "acondicionar" a los demás? ¿Sobre qué base se les da este derecho?
2. ¿Quién decide acerca de lo que es "comportamiento deseado" o "no deseado"? ¿En base a qué normas se hace esta distinción?

- B) "Socialización". - Esta es en realidad solo una expresión un poco más agradable para "Presión del grupo". En vez de ser "acondicionado" por una sola persona (p.ej. el profesor), en esta modalidad el niño es acondicionado por el colectivo, "la sociedad".
Pero "la sociedad" no es una entidad abstracta. La sociedad consiste en personas concretas, individuales, y algunas de ellas tienen más influencia que otras. En un salón de clase, por ejemplo, aunque se aplique este modelo, el profesor sigue teniendo mucho más influencia que cualquier alumno. El profesor tiene la posibilidad de influenciar de manera sutil lo que piensa y opina "el grupo", por medio de técnicas de la dinámica grupal.

Evaluando bíblicamente, también esta corriente tiene algo de verdad. Es cierto que el hombre no debe "realizarse a sí mismo" de manera egoísta, sino que debe tomar en cuenta las necesidades de los demás. También es cierto que las personas en autoridad, especialmente los padres, tienen que aplicar de vez en cuando el método de "recompensa y castigo" para educar a sus hijos. Y también es cierto que todos somos en cierta manera moldeados por la sociedad que nos rodea. (Solo se pregunta si realmente debemos poner esta influencia de la sociedad como norma de lo que es correcto.)

Pero esto no debe impedirnos de ver que también la psicología del comportamiento tiene fundamentos claramente anti-bíblicos. Para Dios, cada uno de nosotros tiene valor como individuo (Is.43:1). El niño no nace como una "hoja en blanco", sino tiene su personalidad y su propósito establecidos por Dios desde el inicio (Salmo 139:16). Lo que define el propósito de la vida de un niño, no es el proceso de "socialización", sino el llamado personal de Dios.

También esta corriente encontró entrada en el constructivismo, sobre todo en su modalidad de "socialización". Aunque el sistema de "recompensa y castigo" por lo general se rechaza como represivo, al parecer nadie se percata del hecho de que la "socialización", la presión del grupo, es igualmente represiva. Así se resalta la siguiente cita en el libro citado: "La educación tiene por misión desarrollar en el educando los estados físicos, intelectuales y mentales que exigen de él la sociedad política y el medio social al que está destinado (Emilio Durkheim)."

El autor dice incluso: "La educación es un proceso de socialización en el que el individuo se convierte en persona humana y se integra a una comunidad asimilando sus formas culturales ...", y cita a Paul Natorp con las palabras: "...en realidad no existe el hombre sino sólo la comunidad humana." - Estos conceptos son muy peligrosos porque sugieren que el niño por sí mismo todavía no es "humano"; que todavía necesita "convertirse en persona humana" por medio de un proceso de socialización. Aquí se levanta la misma pregunta como arriba: ¿Quién definirá lo que es "humano" y lo que no lo es? ¿Quién establecerá las normas que un niño debe cumplir para que sea considerado socializado, y por tanto, "humano"? - Conceptos como estos abren la puerta para cualquier clase de dictadura que definirá de manera arbitraria quiénes tendrán los derechos plenos de "humanos" y quiénes no.

El constructivismo es un "matrimonio" entre la pedagogía emancipatoria y la pedagogía de la socialización, pasando por alto las contradicciones que existen entre estas dos corrientes. Ninguna de estas dos corrientes es en su fondo aceptable desde un punto de vista bíblico, aunque podemos estar de acuerdo con algunas de sus conclusiones.

Por tanto, como educadores cristianos, es necesario establecer nuestra propia pedagogía desde principios bíblicos. Solo así podremos ofrecer una verdadera alternativa y levantar escuelas realmente "cristianas". Donde un método constructivista es aceptable desde un punto de vista bíblico, podemos utilizarlo, pero - y esto es muy importante -, no dentro del marco de una cosmovisión constructivista, sino colocándolo sobre una base bíblica; o sea, "re-interpretándolo". Si fallamos en hacer esto, entonces adaptaremos no solamente un método, sino con el método también toda la cosmovisión anti-bíblica que se encuentra detrás. Esta nos apartará más y más del fundamento bíblico, conformando nuestras presuposiciones básicas a aquellas del mundo no creyente.

Se dice (nunca lo probé) que es posible cocinar un sapo vivo, si se le pone en una olla tibia y se calienta poco a poco. El sapo va a nadar felizmente, sin darse cuenta del aumento gradual de la temperatura, hasta que quede cocinado. Por otro lado, si pusiéramos el sapo de frente en una olla con agua caliente, el sapo inmediatamente se daría cuenta y se escaparía.
Lo que hace la sociedad actual con nosotros, los cristianos, es parecido al proceso de cocinar un sapo vivo. Nadie propone abolir los valores cristianos de una vez, porque nos daríamos cuenta y protestaríamos. Pero los cambios se introducen poco a poco, a pasos pequeños, y de una manera que nos parece agradable (como el constructivismo parece agradable a muchos profesores cristianos). Pensamos que solo nos adaptamos un poquito para ser "normales" - hasta que estemos completamente adaptados a uns sociedad anti-cristiana.

La pedagogía de la Nueva Era

  • Su meta es el "hombre evolucionado" que vive en completa armonía y adaptación al cosmos y sus fuerzas.
  • Enfatiza la relatividad y la interdependencia de todo, "todos tienen una parte de la verdad; debemos ser tolerantes".
  • Introduce el pensamiento "holístico" o "integral": todo es uno; todo influencia a todo; el hombre es una parte integral del cosmos y se evoluciona junto con él. (El cosmos toma el lugar de Dios, pero es un "dios" sin personalidad.)
  • Enfatiza el regreso a las antiguas religiones paganas y las prácticas de magia, espiritismo, etc.
  • Toma en cuenta la dimensión espiritual del hombre, pero no según la Palabra de Dios.
  • Puede incluir entre sus métodos diversas formas de meditación, "imaginación dirigida", etc.

(Lea más acerca de la "Nueva Era" y acerca de sus planes educativos a nivel mundial.)

Algunas esferas de influencia que podemos observar:

  • Globalización: La ideología de la "Nueva Era" apunta hacia la unificación del mundo entero bajo un solo gobierno mundial. La amplia difusión de programas de las Naciones Unidas está preparando el camino hacia este fin, como también la "educación multicultural".
  • Ecología: Se estudia no solamente con un interés práctico o científico, sino con un interés religioso ("la Tierra es un ser vivo"; adoración a la "Madre Tierra").
  • Medicina alternativa: Aparte de estudiar las propiedades curativas de las hierbas, etc, se intenta también introducir las prácticas mágicas de los curanderos, bajo la terminología moderna de la Nueva Era ("utilizar las energías de la vida", etc.)
  • Religiones paganas: La "educación multicultural" a menudo se utiliza, no solo para enseñar respeto a culturas diferentes (lo que sería positivo), sino también para restablecer y difundir sus creencias y prácticas paganas.

La Nueva Era nos puede parecer atractiva porque habla de paz y armonía, de espiritualidad, de tratar con el hombre de manera "integral", etc. Como las otras corrientes mencionadas, también la Nueva Era contiene algunos elementos correctos. - Pero tenemos que ver claramente que la espiritualidad de la Nueva Era está opuesta a la Palabra de Dios, y en cambio se orienta según los "rudimentos de este mundo" (Col.2:8, 18-23).

Volver al inicio de la página



V) Más bases Bíblicas para el sistema escolar

La educación intelectual debe ser basada sobre la educación del carácter.

Pablo utiliza nueve términos diferentes para describir la educación que él dio a su "alumno" Timoteo (2 Tim.3:10-11). De estos nueve términos, uno solo ("doctrina") se refiere a la enseñanza intelectual; los otros expresan cualidades del carácter. - Lo mismo observamos en Stgo.3:13-18, donde se contrasta la sabiduría de lo alto con la sabiduría terrenal.

Una tal educación requiere en primer lugar que el profesor mismo sea íntegro en su carácter.

La educación del carácter debe ser basada sobre la nueva criatura que viene de Dios.

La mejor educación del carácter todavía no será eficaz si se trata de un alumno no renacido (Rom.8:7-8). Aun la mejor educación, a lo máximo puede restringir la inclinación mala del hombre, pero nunca cambiarla. Lo único que puede cambiar esta inclinación, es la "nueva creación" (Gál. 6:15, 2 Cor.5:17).

Por tanto, la primera y más importante meta de una educación cristiana, es el nuevo nacimiento del alumno. Sin este nuevo nacimiento, no existe ningún fundamento para el "desarrollo moral" o del carácter. (vea 1 Cor.3:10-11).

Pero si el alumno tiene este fundamento, entonces podemos edificar encima una educación que le ayude a ser más y más "transformado en la imagen del Señor" (2 Cor.3:18), y a "renovar su entendimiento" (vea Rom.12:2).

La educación debe llevar al cumplimiento del llamado de Dios para cada alumno.

Dios tiene un propósito y llamado individual para cada persona. Él creó a cada persona conforme a su llamado (Sal.139:13-16). Este llamado consiste, por un lado, en el trabajo diario que cada persona realiza; por el otro lado, si es cristiano, en su contribución a la comunidad de los creyentes (Rom.12:3-8).

Es el llamado personal de Dios para el alumno, que define las metas educativas (no el alumno mismo, ni el profesor, ni "la sociedad", ni el gobierno).

Los alumnos no son "hojas en blanco" sobre las cuales el profesor escribe lo que desea. - Pero tampoco es la meta que cada uno "desarrolle su potencial individual al máximo", como una planta silvestre que crece por sí misma.
Juan 15 nos presenta una imagen equilibrada entre estos dos extremos: Jesucristo es la vid, nosotros las ramas. La rama no crece por sí misma, sino porque está unida con la vid. Cada rama es diferente, única y especial; pero no crece según su propio capricho, sino que tiene que ser pulida y limpiada. Cada uno tiene valor como persona; sin embargo nadie de nosotros es una "planta completa", sino todos somos parte de la vid única. - En este cuadro, el educador supremo es Dios (vea 2 Tim.3:16-17); como educadores humanos no podemos ser nada más que Sus "ayudantes".

Incentivo y libertad para investigar el mundo que Dios creó.

En este punto estamos (casi) de acuerdo con el enfoque constructivista. El alumno debe ser incentivado a explorar e investigar por sí mismo este mundo creado por Dios, y descubrir las leyes según las cuales funciona el universo.

Solo que la educación secular, ¡en realidad no tiene ninguna base para estar segura de que algo así como "leyes de la naturaleza" realmente existen! - Es que el científico solamente puede hacer observaciones acerca del presente y pasado. Hablando en un sentido estrictamente científico, esto no fundamenta de ninguna manera una declaración acerca del futuro. Si la ciencia se limita a lo que se puede medir y observar, entonces no puede hacer ninguna declaración acerca del futuro, porque el futuro no se puede observar.

Si el científico quiere establecer una "ley universal", entonces tiene que introducir un elemento más: la uniformidad del universo. Esta es una presuposición que el científico tiene que aceptar por fe, pues no es posible comprobarla científicamente.

En cambio, ¡la cosmovisión cristiana nos explica por qué podemos contar con la uniformidad del universo! - Este mundo fue creado por Dios, y Él mismo estableció sus leyes. Dios procede de manera ordenada, y por tanto también este universo debe ser ordenado. (Vea Gén.8:22). La "uniformidad del universo" tiene su base en los atributos de Dios: en Su fidelidad y Su veracidad.

De hecho, aquellos científicos que pusieron los fundamentos de la ciencia moderna, tenían esta base cristiana. Se puede demostrar históricamente que fue la cosmovisión cristiana de la Reforma que abrió la puerta para la investigación científica del universo.

Por el otro lado, esta "uniformidad del universo" está limitada. Las leyes naturales antes de la caída eran diferentes; y en el futuro Dios las cambiará otra vez (p.ej. 2 Pedro 3:12). - Dios, en Su soberanía, de vez en cuando hizo excepciones de las leyes naturales. Esto es lo que llamamos un "milagro", y nuestra cosmovisión cristiana puede explicarlo, mientras la ciencia secular no tiene lugar para milagros.

Entonces, con todo este trasfondo podemos dar al alumno una base y un incentivo para investigar este mundo que Dios hizo. Que lo haga con el motivo de glorificar a Dios, y descubrirá que "los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos" (Salmo 19:1).

Volver al inicio de la página


VI) Algunos ejemplos de "re-interpretación" de materias escolares según la cosmovisión cristiana

La re-interpretación de las materias escolares es, o debe ser, la tarea de toda una vida de un profesor cristiano. Es tiempo que los profesores cristianos empiecen a repensar todo lo que están enseñando desde una base bíblica, que estén eliminando los conceptos anti-bíblicos de su enseñanza, y que estén expresando de manera más clara los principios bíblicos. Por eso, en vez de presentar soluciones hechas, quiero más bien con estas pocas pautas incentivar a mis hermanos a que sigan investigando y trabajando en estas áreas.

Lenguaje y comunicación

La comunicación se origina en Dios. El es la primera persona que habló; primero a Su creación, después al hombre. - Los primeros hombres aprendieron a hablar, no de otros hombres, ni de sí mismos en un proceso evolutivo, sino lo aprendieron de Dios.

Dios quiere que leamos la Biblia (Josué 1:8, Salmo 1:2); esta es la razón principal por qué debemos aprender a leer. Esto significa también que otras formas de comunicación (audio-visual, electrónica, simbólica, etc.) nunca deben ser cultivadas hasta el punto de desplazar la capacidad de leer y escribir.

Dios nos da estándares acerca del contenido de nuestra comunicación (vea p.ej. Mat.5:37, Ef.4:25.29, Fil.4:8).

Matemática

Dios mismo usa números, medidas, y entidades geométricas. (Vea p.ej. Gén.1:14, 2:3 (7 días hacen una semana), Núm. cap.1-2, Ez. cap.40-42, Mat.10:30, etc.)

Dios insiste en que usemos medidas correctas y exactas (Dtn. 25:13-16, Ex.16:36).

A un nivel más profundo, la matemática demuestra que existen principios y verdades absolutos, universales. La matemática es la única ciencia en la cual no pueden existir opiniones o "corrientes" diferentes; todos los matemáticos en todo el mundo tienen que llegar necesariamente a las mismas conclusiones. Por tanto, la existencia de la matemática por sí misma refuta al relativismo, y comprueba que la verdad absoluta existe.

(Para más detalles acerca de la matemática, vea "Aprender matemática: ¿Questión de burocracia o de principios?")

Historia

Dios es el Señor de la historia; es Él quien pone y quita a los gobernantes, etc. (Lucas 2:52, Salmo 46:9)

Dios evalúa a los gobernantes (y a toda persona) según su actitud hacia las leyes de Dios (vea las evaluaciones de los diferentes reyes de Israel en los libros de Reyes y Crónicas, y en los mensajes de los profetas). Por tanto, nosotros también no debemos presentar la historia simplemente de manera "neutral", sino hacernos preguntas como estas: ¿Qué métodos de gobierno usaron los diferentes gobernantes? ¿Cuál es la opinión de Dios acerca de ellos?

La historia tiene un propósito y un fin. Los sucesos históricos no son "casualidad", sino tienen que servir para que se cumplan los propósitos de Dios ( por ejemplo la extensión de Su reino y la glorificación de Su nombre). - Esto no significa que nosotros podamos siempre comprender los propósitos de Dios en la historia.

Geografía

Dios creó el mundo, le dio su orden, y provee por Su creación (Salmo 104).

A la vez, el mundo fue alterado por las maldiciones que seguían la caída del hombre (Gén.3), y por juicios subsecuentes (¡el diluvio!).

Entonces, la tarea de la geografía no es solamente describir la tierra "como es", sino descubrir en ella el orden que Dios le dio (y en ciertos casos, la alteración de este orden por el juicio de Dios, p.ej. fallas geológicas).

También descubrir y describir la manera cómo Dios provee por Su creación; como fueron ordenados para este fin los recursos naturales, el clima, la vegetación, etc.

- En este último punto ya notamos que un tal estudio va más allá del área de la geografía y entra en los campos de la biología, química, economía, etc. Con esto llegamos al asunto de la...

Integración de las diferentes materias

Puesto que Dios creó el mundo como una unidad con sus "leyes", no es posible estudiar cada materia por separado. Tenemos que llegar a una integración, o sea una unidad superior bajo un denominador común.

El constructivismo, y la corriente de la Nueva Era, también se esfuerzan por una "integración"; pero la pregunta es: ¿bajo cuál denominador común? Si Dios no está en el centro, si la base no es la Biblia, entonces el denominador común puede solo ser el hombre, con su propio potencial y con su propia manera de percibir las cosas. Un tal intento tiene que fracasar, porque el hombre nunca es capaz de captar dentro de sí mismo todo el universo.

Desde una cosmovisión cristiana, podemos comprender que todas las materias encuentran su integración bajo el dominio de Cristo (Efesios 1:10). Entonces el gobierno de Cristo y el propósito establecido de Dios es el denominador común para integrar las diferentes materias de estudio.

Biología

Dios creó todos los seres vivos, cada uno según su especie (Gén.1).

Se aplica lo mismo que se dijo bajo el punto "geografía", acerca del orden de Dios y Su provisión por Su creación.

Política y derecho

Según los principios bíblicos, el rey (o presidente, gobierno) está sujeto a la ley, y la ley es sujeta a la Ley de Dios (Deut.17:18-20). Esto favorece obviamente un sistema constitucional, donde la ley limita el poder del gobierno (de hecho, el gobierno constitucional es también un concepto heredado de la Reforma); pero además, señala que la legislación no puede ser arbitraria ni según el parecer de la mayoría, sino que las leyes del Estado deben reflejar los principios éticos y morales de la Ley de Dios.

La separación de poderes, que generalmente se considera un invento bastante "moderno", es en realidad ya prefigurada en Isaías 33:22.

Volver al inicio de la página


Habría mucho más que decir y hacer, pero es necesario que los educadores cristianos primero abran sus ojos y asuman su responsabilidad dada por Dios. Por tanto, sugiero los siguientes...

PASOS A DAR:

Formar una fraternidad de profesores cristianos, para:

  • tener comunión, animarse mutuamente y orar unos por otros
  • orar estratégicamente por las escuelas y colegios, y sus alumnos
  • promover la importancia de una cosmovisión cristiana para la educación, y elaborar bases bíblicas para toda la enseñanza escolar
  • dar pasos para la formación de escuelas y colegios cristianos.

Se recomienda que esta fraternidad sea informal, sin estructuras institucionales; pero que desde esta fraternidad puedan surgir diversas asociaciones formales para fines específicas (por ejemplo para la fundación de nuevos colegios).

No se recomienda que la iglesia resp. los pastores se hagan cargo de un colegio, porque esto sería otra vez una interferencia de una "esfera de soberanía" en otra. (Aparte de que muchos pastores no tienen la visión ni los conocimientos necesarios para implementar una educación escolar cristiana.) Es mejor que los colegios cristianos sean interdenominacionales y que estén administrados por una asociación de padres y profesores cristianos.

Seguir investigando en áreas como las siguientes:

  • Principios bíblicos para: Lenguaje y comunicación, matemática, física, química, biología, geografía, historia, psicología, sociología, política, economía, etc.
  • Desarrollo de materiales educativos para el hogar y los colegios, exponiendo conocimiento de las áreas mencionadas desde principios bíblicos.
  • Métodos de enseñanza que utilizaron: los profetas del AT; Jesús; los apóstoles; Dios mismo con Su pueblo en el AT.
  • Un enfoque bíblico a la disciplina y la formación del carácter.
  • Un enfoque bíblico al desarrollo intelectual y la adquisición de conocimientos y habilidades.
  • Análisis crítico de los principios y métodos enseñados en la formación pedagógica profesional, desde un punto de vista bíblico.

Hijos del Altísimo - http://www.altisimo.net -